menu
08/11/2019

Cuáles son los mejores revestimientos para baño

Existen muchas posibilidades a la hora de revestir nuestro baño. Materiales muy
diferentes y con distintas particularidades que conviene que conozcas antes de llevar a  cabo cualquier intervención en tu cuarto de baño. Para que los conozcas todos en OSB Reformas hemos escrito este artículo en el que te informamos sobre cuáles son los mejores revestimientos para baño. 

Revestimientos para baño: tipos

Los revestimientos para baño más populares del mercado son aquellos que mejor se  adaptan a las particularidades de esta habitación de nuestra vivienda. Es decir, los que  mejor soportan la humedad y los que tienen una mayor dureza. Pero incluso en esta  categoría hay diferentes maneras y materiales con los que poder lograr este revestimiento, sobre todo teniendo en cuenta el grado de intervención que queremos 
llevar a cabo.



Así, por ejemplo, para pequeñas reformas o para salir del paso ante la presencia de  humedades o mal estado del revestimiento actual, lo mejor es optar por la pintura epoxi. 
Este tipo de pintura es de alta resistencia química y fácil mantenimiento, por lo que es  una solución muy eficaz para quienes desean optar por una reforma de bajo presupuesto. El tono de la pintura puedes personalizarlo cuanto quieras, pero recuerda que si optas por tonos oscuros, tu cuarto de baño parecerá más pequeño de lo que realmente es. 
Para quienes prefieren los revestimientos cerámicos hay que aclararles que se trata de  una opción con muchas variantes. Los más populares son: la cerámica, el porcelanato y  el mosaico. 

En el caso de la cerámica hay que señalar que su principal ventaja es su precio. Se trata  de una opción económica, que suele estar al alcance de muchos bolsillos. Además está  disponible en muchos colores, acabados y tamaños, por lo que se adapta a todo tipo de  cuartos de baño. Su principal inconveniente es que debe ser altamente resistente para 
que no se desgaste con facilidad. Además, si no quieres resbalarte cuando salgas del  baño o la ducha, lo más recomendable es darle un tratamiento antideslizante. 

Respecto al porcelanato hay que decir que se trata de es un material muy versátil que  adquiere el aspectos muy diferentes como la madera o las piedras. Son menos resbaladizos que los revestimientos cerámicos, y absorben menos agua que otras opciones, por lo que se desgasta menos frente a la humedad. 
Su principal objeción se encuentra en el precio, ya que resulta una opción muy costosa  tanto en su adquisición como en su instalación. Y es que requiere de profesionales que  sepan trabajarlo de manera específica. 

Otra variante del revestimiento cerámico es el mosaico. Es este caso es una opción muy  original tanto por su aspecto como por las múltiples combinaciones que admite. En el  marcado podemos encontrar: mosaicos cerámicos, confeccionados de metal, realizados en vidrio, hechos a base de piedras, e incluso los que se generan a partir de plástico reciclado. 
Su talón de Aquiles es que se deterioran con facilidad dado que soportan bajo nivel de  exposición a la humedad y a los impactos. Además, como se trata de piezas pequeñas necesitan más lechada cuando se colocan. Razón por la que requieren mayor mantenimiento y limpieza. 

Una opción muy atractiva en lo que a revestimientos para baños se refiere es el ladrillo  hidráulico. En este caso se trata de un material noble y duro que ofrece muchas posibilidades y que combina con estilos muy distintos. De hecho, su principal ventaja es su versatilidad. En su contra hay que señalar que al ser un material que se fabrica de manera artesanal requiere cuidados específicos y continuados para que se mantenga de la mejor manera posible, lo que supone un costo añadido a su ya elevada adquisición. Y es que se adquiere por piezas.
 
Otra posibilidad con el que podemos revestir nuestro cuarto de baño es el vinilo. Se  trata de un material plástico con el que se cubren todo tipo de superficies y que podemos adquirir con múltiples motivos y acabado; incluso personalizado. 
Su principal ventaja reside en su composición. Y es que al estar realizado a base de  policloruro de vinilo (PVC), se trata de un material muy resistente al agua y de fácil  limpieza. Como elemento negativo hay que destacar que es muy maleable y, a veces, los  muebles afilados o muy pesados pueden arañarlo. Además, suele perder el color con  cierta facilidad. 

En cualquier caso, recuerda que antes de tomar una decisión sobre el tipo de
revestimiento que vas a poner en tu cuarto de baño, debes consultar a los profesionales.
En OSB podemos ayudarte en este y en otros muchos aspectos de tu reforma.
Compartir
Tuitear
©2019 - osb reformas -
aviso legal - política de privacidad
programación y diseño: Rubén Pérez López